Escuela de Arquitectura
Universidad Católica del Norte

Mensaje a los Estudiantes de Arquitectura

Histórico Mensaje a los Estudiantes de la Escuela de Arquitectura UCN

Abrimos este portal web presentando el testimonio que en forma de “mensaje a los estudiantes de arquitectura”, fuera entregado en Marzo de 1982 a los primeros alumnos de la naciente Escuela de Arquitectura en Atacama, por la fundadora de la Escuela.

 

Un mensaje que refleja en el origen la identidad y espíritu que inspiró la creación de esta Escuela. Este escrito pone rostro al fundamento teorético, personaliza y complementa la concepción de este. Sin lugar a dudas son estas palabras, las que reunidas en este mensaje han dado cuerpo y sentido profundo a las ideas originales, las que también reflejan un “Espíritu de Escuela” de todos los que se involucraron con este naciente proyecto educativo.

 

Mensaje al estudiante de Arquitectura

 

Este es nuestro primer contacto

Y resulta un desafío decirte,
En pocas líneas,
Todo lo que me inspira tu presencia...
Aquí...
En Antofagasta...
En la Universidad del Norte...
En esta nueva Carrera de Arquitectura...
Que hemos diseñado pensando en ti,
En tus inquietudes,
Tus vocaciones,
Tus ansias,
Tus anhelos.

Sabemos que,
Entre los caminos que vislumbrabas cuando niño
Y los roles que, entonces se te hicieron presentes
Para cuando fueras mayor,
Fuiste decantando éste:
Decidiste ser arquitecto en un momento de tu vida,
Y..., lentamente,
Examinaste la consistencia de lo que imaginaste fue
Tu primera vocación.
Recordaste...,
La satisfacción que experimentabas en tus juegos infantiles...
Cuando armabas una carpa,
Hacías castillos de arena,
Improvisabas un lugar bajo la mesa e invitabas allí
A tus amigos a jugar

La alegría que surgía del compartir este “hogar” improvisado
Y cómo, a partir de él, se generaban otros juegos;
La emoción que te embargaba frente a
Un monumento
Una iglesia
Una plaza
Una tumba...
La angustia que sentiste
Cuando tus pasos te enfrentaron a una familia
Que carecía de hogar.
La felicidad de cuando emprendías un viaje
E iniciabas tu camino de descubrimientos...
Cómo, entonces, intuías que
Esa ciudad, enclavada en la montaña,
O, aquella otra, junto al mar,
Surgieron por voluntad de los hombres
Que transformaron ese paisaje natural
Y lo convirtieron en una entidad habitable,
Donde ahora viven y laboran otros hombres,
Que actúan sobre ella en un continuo proceso de
Transformación...
Y, estamos seguros que fue allí...
Frente al espectáculo de la ciudad en Domingo,
Cuando sus plazas albergaban el juego de los niños y el ocio
De los adultos,
Mientras el sol doraba las fachadas que protegían la
Intimidad de sus hogares,
Cuando tú decidiste ser uno de ellos...
Ser también tú quién tuviera el poder de construir albergues
Que tiñeran de sentido las vidas de otros hombres.
Fue entonces cuando comprendisteis que ese rol,
Que intuías cuando niño haciendo castillos que llevaban las Olas,
Se agigantaba...
Ya no era esta labor solitaria
Del constructor de castillos…
Era la posibilidad de crear y construir con otros,
El lugar donde habitarían y trabajarían los hombres...
Hombres que escribirían su propia historia
Transformándolo con las huellas de su actividad
Era...
Nada menos que la posibilidad
De moldear el recipiente y el símbolo de una sociedad
Así comprendiste que no podías partir solo a construir este
Mundo,
Con tu experiencia de hacedor de castillos de arena...
Entonces miraste hacia la Universidad
Y allí fijaste tu meta,
Desde entonces trabajaste para ser uno de los suyos,
Ocupar un lugar en ella
Y recorrer, junto con otros, profesores o compañeros,
Ese empinado camino que te habilitaría para cumplir,
En el futuro,
Ese rol maravilloso...

Así llegaste a este lugar,
Estás aquí hoy
Invitándonos a recorrer contigo tú sendero,
A José Luís y Eugenio que vinieron de la
Universidad de Chile de Santiago,
A Hernán, también de Santiago, pero de la Universidad Católica,
A Viviana, que viajó de Concepción, de la
Universidad de Bío-Bío,
A Miguel y a mí, de la ex Universidad de
Chile de Valparaíso.
Todos conocimos en nuestro allá otros estudiantes
Que, alguna vez, creyeron en nosotros,
Nos participaron de sus sueños,
Y nos solicitaron ser sus guías..,
Pero, igual que tú,
También acudimos al llamado de la Universidad del Norte
Dispuestos a aportar nuestra experiencia
Para construir con ustedes
Ésta, la sexta Escuela de Arquitectura de nuestra tierra,
No mezcla de otras cinco,
Sino nueva,
Encuadrada en esta angosta franja,
Entre la cordillera y el mar,
En un paisaje categórico
Donde el sol se ha enseñoreado de los días
Brillando implacable y poderoso.
En esta ciudad borde
Donde el desierto se hace presente
Empinándose en los cerros,
Llamándonos a compartir su inmensidad,
Disputando al mar nuestra atención,
Siempre sumisa al idioma en que él nos habla de otras
Latitudes.

Este es nuestro territorio y es aquí donde escuchamos
Susurrar la historia...
La de diez mil años del hombre andino
Que se asentó en sus tierras altas,
La de los conquistadores que venían del norte,
La de los comerciantes de allende el océano...
Y será tarea nuestra convertir cada período en canto,
Y extraer su enseñanza
Para construir el mañana.
Este y no otro es el desafío...
Dios puso en nuestras manos una oportunidad singular:
Somos protagonistas de una aventura cultural
Y ustedes los primeros actores de esta gesta...

Vamos a escribir juntos la historia de esta Escuela:
Sólo en la medida que ustedes crezcan ella será conocida,
Sólo en la medida de vuestra excelencia ella será respetada.
Perteneces a la generación pionera,
La que marcará un camino y sellará un destino.
Tienes en tus manos una antorcha
Que, junto a otras, podría ser llama;
De ti depende la calidad de su fulgor.
Roguemos juntos al Señor para que no se apague este candil
Que hoy te entregamos.

 

Ángela Schweitzer Lopetegui.
Arquitecto
Coordinadora Carrera Arquitectura Universidad del Norte.

Antofagasta, Marzo 22 de 1982.

 

 

Discurso de inicio y bienvenida a los primeros alumnos de la escuela de arquitectura de la UCN. En Tríptico Arquitectura Universidad Católica del Norte 1